Image 1 of 1
“Eran tardes de primavera, cuando los primeros rayos de sol deslumbraban la tímida vida del bosque. Eran esas tardes en las que entre las hojas de los árboles aún se escuchaban voces de un invierno no muy lejano, ese invierno que transformó mi vida en la desesperada búsqueda de un amor perdido. Un amor que jamás existió salvo en inocentes ilusiones, que nunca tuve y sin embargo deseé como si me perteneciera, como si siempre hubiera sido mío y tuviera algún derecho a reclamarlo. Un amor escondido entre las sombras de mis dudas, que alcanzaba a iluminar con falsas esperanzas esa infinita soledad. <br />
<br />
Sin embargo, fue en una de esas tardes en tus bosques,  justo antes de que la última luz se llevara consigo otro día, entre las últimas y perdidas gotas de lluvia y una fría brisa que acariciaba mi rostro, cuando escuché tu voz por primera vez, cuando supe que jamás volvería a buscar ni desear otra cosa que el compartir contigo el resto de mi vida.<br />
 <br />
Ahora sé que siempre estuviste ahí, observándome con cada rayo de sol, que me llamabas todas y cada una de las tardes al caminar en tus senderos, que nuestra conversación se agitaba entre las hojas de esos árboles, que tu llanto de amor por mí eran esas gotas de lluvia, y tus besos las caricias que venían con cada última brisa. Ahora sé por lo que siempre a ti regresé”.<br />
<br />
La Naturaleza enamorada / colibríes de Panamá.<br />
<br />
EDICIÓN LIMITADA / LIMITED EDITION (25)
“Eran tardes de primavera, cuando los primeros rayos de sol deslumbraban la tímida vida del bosque. Eran esas tardes en las que entre las hojas de los árboles aún se escuchaban voces de un invierno no muy lejano, ese invierno que transformó mi vida en la desesperada búsqueda de un amor perdido. Un amor que jamás existió salvo en inocentes ilusiones, que nunca tuve y sin embargo deseé como si me perteneciera, como si siempre hubiera...
more »